Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘novelas de aventuras’

Esta ciudad es una de las más bonitas de España. Hoy está un poco estropeada por la afluencia de público (tiene los letreros hasta en japonés), pero aún se puede recordar cómo era hace treinta, cuarenta años, o casi… Para ello, he aquí unas fotos:

 Aspecto de la plaza mayor en 1985, cuando aún no era peatonal.

 La catedral en 1985: es una foto pintada.

 La Vera Cruz desde la torre del alcázar en 1989.

La ciudad desde el mismo sitio y en la misma fecha.

 Esta impresionante y medieval plaza no sé cómo se llama,

pero en 1992 ya tenía una terraza con sombrillas.

 


Más fotos (paisajes españoles modernos) se pueden ver AQUÍ,  y si quieres seguir, continúa con ESTAS.

Unas cuantas ideas para gente aficionada a la cocina hay en ESTE SITIO.

Si lo que pretendes es leer libros gratis (Cuentos de hadas, Edad de las tinieblas…), mira AQUÍ, y los que prefieran las novelas modernas, las de ahora, unas de intriga, otras históricas, incluso alguna de amor…, EN ESTE OTRO SITIO

Read Full Post »

En una de mis páginas (durante los últimos quince años he abierto varias dedicadas a asuntos diversos: fotos, historia del cine, la cocina española, los libros que voy escribiendo…), hay fotos de otros tiempos hechas por mi abuelo y mi padre, que hicieron muchas en aquellos tiempos en los que nadie las hacía. Por lo menos son curiosas, pues ya no se ven estas cosas. Estos son unos ejemplos:

La parsimonia del campo español (hacia 1928).

Salamanca desde el puente romano en 1941

Autobús de línea en 1915

En la página que digo, que lleva unos cuantos años puesta en la red, hay muchísimas otras, de la anteguerra, de la posguerra, de los años 70 y 80… En fin, un mogollón, y por si alguien quiere echar una ojeada, la dirección es esta:

https://sites.google.com/site/elsigloxxespanolenfotos/

 


 

A título de comparación, EN ESTE SITIO y EN ESTE OTRO pueden verse fotos que hago ahora de la España actual.

Asimismo les puedo recomendar, por lo menos a los que les guste leer, en especial las novelas de aventuras, ESTE ENLACE, en donde a lo mejor encuentran algo de su agrado.

Read Full Post »

Ya que no se puede salir a la calle, mucho menos a los campos de este país (y a saber lo que va a suceder en verano), te puedes hacer la ilusión de que…

¿Qué te parece lo que se ve aquí?

(Pongo otra para que no se quede tan viuda.)

Pues si te gustan, AQUÍ puedes ver las que te faltan, que son casi todas.

Y si te has quedado con ganas, sigue con ESTAS.

Y como aquí hay para todos los gustos y aficiones, los grandes aficionados a la cocina pueden mirar en ESTE SITIO; los que quieran leer libros gratis, AQUÍ, y los que prefieran las novelas de aventuras, pero de aventuras de verdad, ¡CLIC!

Read Full Post »

LIBROS GRATIS: para pasar estos días de encierro, lee algo, que siempre es mejor que bostezar mirando la tele. Aquí hay libros míos que sólo tienes que bajar dándole a una tecla: https://sites.google.com/site/novelasgratisdecamargorain/home

No tienen virus, ni troyanos, ni hay que apuntarse a ningún lado, ni te piden el número del carné o de la tarjeta, ni vas a ver a nadie, y ni siquiera me voy a enterar de si los bajas… ¿Qué más se puede pedir? ¡Ah, sí!: son divertidos, amenos, lógicos, coloquiales…, y los hay en EPUB, MOBI y PDF.

De nada. (Por si te quedas con ganas, aquí hay más muy baratos: https://www.amazon.es/Camargo-Rain/e/B019RODFL0).

Read Full Post »

Esto es de una de mis novelas, pero yo creo que aquí va bien.

 

El mundo submarino… La profundidad abisal… La oscuridad…, porque aquí abajo no existe la luz. Este es el reino de las tinieblas, en el que poco menos que tienes que manejarte a tientas. Vas defendido por el traje negro que conserva la temperatura, por las gafas, la boquilla, las botellas… Las aletas te ayudan a desplazarte, pero no conviene hacer movimientos bruscos. Todo debe ser muy fluido, como el líquido que me rodea.

El buzo desciende hacia el abismo. Va buscando un tesoro, un tesoro de carne y espinas…

–Sí, un mero de roca agazapado en una de las cuevas que a mi lado se abren. Aquí…

El buzo dirige la linterna hacia el vertical acantilado, pero sólo pececillos de colores discurren ante el haz de luz.

–¿Dónde estás?

Sin encontrar lo que busca continúa el descenso por vericuetos que ha recorrido otras veces, y al cabo de un rato considera haberse sumergido demasiado.

–Es el momento de regresar –piensa, pero algo que de pronto ve le detiene.

En el fondo, entre las rocas que conoce bien, le parece entrever un bulto nuevo.

–¿Qué es eso?

Se acerca… y comprueba que un esqueleto de vieja y carcomida madera reposa encubierto bajo las algas, y mientras lo contempla advierte que una bandada de hipocamos se aleja precipitadamente del lugar.

–¿Encontraré a Neptuno?

Un mástil de podrida madera surge entre las peñas. La luz es tan escasa que resulta difícil orientarse, pero entonces lo ve.

–¡El mero…! ¡Sabía que estabas por aquí!

El enorme pez se introduce entre aquellos restos de tiempos lejanos, y el buzo, con el arpón por delante, le sigue.

–No te escondas, tesoro.

Siguiendo el burbujeante rastro del animal se introduce entre aquellas reliquias de épocas pretéritas y algo le distrae. La luz de la linterna incide sobre un objeto que brilla.

–¿Qué es esto?

El buzo, olvidada la persecución, queda en suspenso. Ante sus ojos se presenta un antiguo cofre abierto y su carga derramada. Cientos, quizá miles de doradas y redondas monedas se presentan ante él.

El buzo, que se había sumergido para dar caza a un habitante de las profundidades que le sacara de apuros, no da crédito a lo que ve.

¿Qué es aquello…? Un tesoro sumergido al alcance de sus manos, fosforescentes hipocampos y una desflecada bandera pirata que lo oculta y fluctúa como si manos invisibles la agitaran… y en ello está cuando, sin saber cómo, advierte una presencia extraña. Gira la cabeza sobresaltado, y lo que puede contemplar le alarma ya del todo.

–¡Ahí va! –se dice–, mira lo que viene por ahí. ¡Si es el submarino amarillo!… –y abre los ojos.

–(Es el colmo –piensa el buzo contemplando el techo–. Quedarse dormido en la bañera.)

 


 

Y si queréis más, al que le gusten las fotos puede mirar AQUÍ,

y al que le gusten las novelas de aventuras, pero de aventuras aventuras, sin chorradas, AQUÍ.

Read Full Post »

Este es un lugar impresionante, a lo que se ve, y hay personas a las que la presente imagen bastaría para inspirarles el boceto de una novela de aventuras, más si el parque aledaño está lleno de gamos y ciervos (como es el caso), lugar en él que podría suceder cualquier cosa… Palacio rosa, cielo azul, lejanas montañas con nieve… ¿Y dónde es? ¿Alemania? ¿Nueva Zelanda? ¿Zululandia? Si no se conoce es difícil acertar, pero no hay que irse tan lejos: está al lado de Segovia. Es el palacio real de Riofrío, uno de los Reales Sitios, y la cordillera es la sierra de Guadarrama. Tampoco es que lo encuentres siempre así, sino sólo de vez en cuando, pero hay que tener la suerte de pillar el momento justo.
Y hablando de NOVELAS DE AVENTURAS

Read Full Post »

Pío Baroja (médico; San Sebastián, 1872-1956) es sin duda el mejor novelista español de la primera mitad del siglo XX (de la segunda lo sería Cela). De obra ingente, aunque no tanto como Galdós, escribió más de medio centenar de novelas que agrupó en trilogías y tetralogías.

Su manera de escribir es difícil de definir. En líneas muy generales, parece que no dice nada, pero que por algún arte que se nos escapa, no podemos sustraernos a la lectura. A propósito de su manera de hacer, lo mejor es leer lo que él mismo decía acerca de la novela, del género novelesco en su totalidad. Esto:

¿Hay un tipo único de novela? Yo creo que no. La novela, hoy por hoy, es un género multiforme, proteico, en formación, en fermentación; lo abarca todo: el libro filosófico, el libro psicológico, la aventura, la utopía, lo épico; todo absolutamente. Pensar que para tan inmensa variedad puede haber un molde único me parece dar una prueba de doctrinarismo, de dogmatismo. Si la novela fuera un género bien definido, como es un soneto, tendría una técnica también bien definida.

O también esto:

La novela, en general, es como la corriente de la Historia: no tiene ni principio ni fin; empieza y acaba donde se quiera. Algo parecido le ocurría al poema épico. A Don Quijote y a la Odisea, al Romancero o a Pickwick, sus respectivos autores podían lo mismo añadirles que quitarles capítulos. Claro que hay gente hábil que sabe poner diques a esa corriente de la Historia, detenerla y embalsarla y hacer estanques como el del Retiro. A algunos les agrada esa limitación; a otros nos cansa y nos fastidia.

(Estas citas están tomadas de Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Pío_Baroja).

Lo que viene ahora es de mi cosecha: Baroja es un grandísimo escritor del que no se puede prescindir (periódicamente releo cosas suyas), y si tuviera que aconsejar alguna de sus obras para trabar conocimiento con su manera de expresarse, me decidiría por El gran torbellino del mundo (1926), primera parte de la trilogía llamada Agonías de nuestro tiempo, en donde de palpable forma se advierte ese no decir nada que te lleva hacia delante de manera irresistible. Este libro, por cierto, es de viajes y amoríos, eso que tan de moda está hoy.

Las más conocidas de sus novelas quizá sean La busca, La feria de los discretos (narración histórica ambientada en la Córdoba del siglo XIX), Zalacaín el aventurero o Memorias de un hombre de acción (veintidós libros formando una especie de Episodios nacionales bis); y en fin, muchas otras, que ya digo que estamos hablando de un fuera de serie. Según se dice, ejerció influencia sobre Dos Passos y Hemingway, y desde luego, también sobre muchos autores españoles.

——————————————————–

Ahora otra cosa completamente distinta y que no tiene nada que ver con Baroja:

Esta es una película hecha con fotos y basada en contrastes. Por ejemplo: agua, cerveza; costa luminosa, costa nublada; cuadriláteros, redondeles; lugar acuático, lugar polvoriento…, y así sucesivamente.

Se puede ver aquí: https://youtu.be/1fenD06sYyc

Lo mismo, pero las fotos en sí, sin película, también se pueden ver: AQUÍ.

Y otros paisajes españoles diversos pueden verse AQUÍ.

Y ya, puestos a tratar de fenómenos extraños, los interesados en novelas de aventuras pueden mirar AQUÍ.

Read Full Post »

 

Imagínese el mundo del siglo XXI. No el de principios (la actualidad, que de sobra conocemos), sino el que se nos viene encima. El mundo de los decenios de los años 30, los 40, los 50…, al final del cuál…

(aquello sucedió durante el solsticio de verano del año 2050, o el solsticio de verano del 50, como dice la negra: […] así que la primera noche, también la primera noche de aquel verano, el verano del cincuenta, mientras la civilización llegó a buscarnos la pasamos solos […] ),

… sucede el milagro, que milagro fue y estupefactos dejó a los miles de millones de habitantes de nuestro planeta Tierra.

¿Qué fue ello? No se puede decir, pero allí intervinieron fuerzas de las que aún no tenemos noticia. ¿Cómo íbamos a tenerlas, si los seres que las produjeron desdeñaban a la humanidad como interlocutora? ¿Para qué nos iban a necesitar, si ya existen los cetáceos?

La aventura de las luces azules es una narración futurista (una fantasía, por tanto), en la que se aborda el problema de la evolución (de la evolución de la materia, se entiende, que desde el big bang no ha cesado de reelaborar sus estructuras, galaxias, estrellas, seres vivos…), lejos, muy lejos de las coordenadas hoy cotidianas, toda esa inane jerga de izquierdas, derechas y demás zarandajas con que se entretiene a las por definición acríticas sociedades actuales. Es preciso traer a colación asuntos nuevos, pues el mundo que nos espera no se va a componer de baladíes lugares comunes y caducas frases hechas.

La aventura de las luces azules es un título que lo define a la perfección. Es una aventura, vaya si lo es –una innumerable sucesión de ellas–, y amén de otros elementos (la superficie de los continentes, sí, pero también la del océano, sus más profundos abismos y la inmensidad de los yermos espacios interplanetarios…), está aderezada por los efluvios –de los que no sabemos nada– de las ondas telepáticas, es decir, las que se supone que emiten máquinas tan complicadas como los cerebros de los animales superiores.

Los personajes principales son tres: un europeo que nace el 1 de enero de 2001 –justo con el milenio–; una negra procedente de la selva caribeña y cuya mayor afición es el mar, y un cachalote del océano Atlántico; telépata, por supuesto. Entre los tres dan cuerpo a esta ingente historia –La aventura de las luces azules–, que se extiende durante 100 años y 800 páginas.

Esta no es una narración de ficción científica (impropiamente llamada ciencia ficción), puesto que aquí no se habla de ciencia (o se habla muy poco), pero que inevitablemente cuenta con elementos de ese género, como la telepatía y la presencia de inteligencias extraterrestres. Entendámonos, la presencia, que no quiere decir su aparición en escena en carne mortal, puesto que no creo que estos seres sean tan tontos como para descender a la Tierra que conocemos, y menos con la que está cayendo en la sociedad de analfabetos informáticos que caracteriza los tiempos actuales. Sin embargo, allí están, contemplándonos desde el lugar que ocupan…

La que publico ahora es la segunda parte, subtitulada Rondeau, y luego, con intermedios de unos meses, seguirán las restantes, Scherzo allucinante y Andante con moto e finale.

¿Qué más quieren que les cuente?, porque podría hablar de tantas cosas… De las aventuras abisales de la negra; de los conciertos de puertas chirriantes en alta mar –puesto que la música es parte fundamental en esta historia–; del astronauta perdido para siempre en órbita solar; de la bienaventuranza, especie vegetal de allende los espacios siderales; de la boda por ondas electromagnéticas y los coloquios con seres que están lejos, muy lejos… pero no digo más. El que esté interesado en leer semejante cuento, que cuento es, y provisto de colosal fantasía desbordada (es el mundo del futuro), ya puede hacerlo AQUÍ.

La primera parte (Allegro vivace) se puede ver AQUÍ.


Otros lugares para divertirse:

Una película se puede ver aquí: https://youtu.be/1fenD06sYyc

Lo mismo, pero las fotos en sí, sin película, también se pueden ver: AQUÍ.

Otros paisajes españoles diversos pueden verse AQUÍ.

Y ya, puestos a tratar de fenómenos inexplicables, los interesados en novelas de aventuras pueden mirar AQUÍ.

Read Full Post »

Ni siquiera sé si he dicho aquí algo de la primera (esta novela se compone de cuatro partes), pero si alguien quiere echarle una ojeada (a la primera) está AQUÍ. El caso es que acabo de meter la segunda, la que se llama Rondeau, en la que se continúan narrando las inacabables aventuras de Eduguá, la negra (la que bajó al fondo del mar) y el cachálote telépata que unas veces se llama Eudoxio y otras Juan Sebastián… Claro, porque es un sabio, aparte de cetáceo. (En la tercera parte es cuando sucede todo, lo del astronauta que se queda colgado en órbita solar [colgado de la gravedad, se entiende], y lo de la negra, que se va al fondo y no hay manera de sacarla. Para remediar todo esto, en la cuarta acaban por aparecer los extraterrestres, no digo más…, pero esto quizá sea correr mucho, y además no son unos extraterrestres como los que usted se imagina.)

Bueno, si alguien se anima, esta segunda parte se puede ver AQUÍ. Las que vienen a continuación aparecerán próximamente, dentro de unos meses, que la cosa tiene tela.

Read Full Post »

Ayllón es un pueblo que está al este de la provincia de Segovia. En su plaza mayor hay de todo, iglesia, ayuntamiento, fuente, bares, terracillas, cerveza, comida castellana… Vale la pena acercarse hasta allí y pasar el día tomando el sol o la fresca, depende de cuándo vayáis. En este pueblo, además, hay casas y calles fantásticas, de las de otros tiempos, aunque es mejor no ir en fin de semana ni en puentes, que suele haber mucha gente y no te dejan ver nada. Y ya puestos, también se puede ver ESTO.

Read Full Post »

Older Posts »