Feeds:
Entradas
Comentarios

Con motivo de las clásicas rebajas de otoño (que se dan en todos los grandes almacenes), Amazon promociona algunos libros. De los que tengo ahí han elegido cuatro, que son estos:

Crucita y yo, a 1,19 €, aquí: https://www.amazon.es/dp/B01N6JWHWO

 

Ojos azules a 1,19 € aquí: https://www.amazon.es/dp/B072N822Q9

 

Dios conmigo, fantasía plenomedieval, a 1,49 €, aquí: https://www.amazon.es/dp/B018XOY7NU

 

La cocina española de siempre, a 1,49 €, aquí: https://www.amazon.es/dp/B01I41EBWE

 

 

Y bueno, si alguien se queda con ganas puede mirar AQUÍ,

que hay más.

Anuncios

MADE IN SPAIN

En este país también se hacen cosas buenas, que no todo va a ser la chapuza nacional, y un ejemplo de ello es esto:

¿Y qué es esto?, se preguntarán los lectores (porque esto es para lectores; los demás pueden dejar de leer desde aquí). Pues es una descomunal novela de aventuras en la que se narra la vida de un personaje que vivió 300 años, así como suena. ¿Esto es posible? Bueno, si es posible o no es lo de menos. Esto es un libro, una novela, una narración (también podría decir una película), entes en los que, como es sabido, todo es mentira. ¿O aún no se había enterado?

La historia de que hablamos pasa revista al final del siglo XVII y a los que le siguen, XVIII, XIX y XX, y está ambientada… ¿En dónde iba a estar ambientada… sino en el planeta entero?, porque 300 años dan para recorrer en planeta Tierra de cabo a rabo unas cuantas veces, que es lo que hizo el protagonista, Juan Evangelista, también conocido como niño diablo, hijo del cometa y lobo solitario

Pero basta de cháchara y vayamos a asuntos de mayor enjundia. Por ejemplo: en este enlace

MADE IN SPAIN

cualquiera puede descargar (GRATIS, claro es), el primero de los libros de que consta esta ingente saga, libro que se llama Edad de las tinieblas. Bien, ¿no?…

Y en fin, no digo más, que con lo dicho basta. De nada, de todas formas, y si alguien se queda con ganas de más, que mire AQUÍ.

 

A Pipo, también llamado Charlidós, chaval de trece años que no estudia demasiado, le ponen una maestra que resulta ser una mulata jamaicana que está como un tren. Esto es literalmente cierto, y así es el asunto, pero lo que sucede a continuación (en el libro) no es nada de lo que estás pensando, sino algo mucho mejor.

Puedes conseguir este libro gratis del 1 al 5 de este mes de octubre (de domingo a jueves) en la siguiente dirección:

https://www.amazon.es/dp/B074ZLV5LB

Esto es un e-book, un libro eléctrico de los que se leen en esos aparatos. Se puede leer en cualquiera de ellos, incluso en el teléfono, que aunque no es el mejor lugar para ello, hay quien lo hace.

Y hablando de todo un poco, ¿qué otra cosa se podría decir? Muy sencillo: esto:

A Patricia, a la mulata Patricia, le olía el culo a jaramugo, que era un rosal que había en la parte de atrás, al lado de la puerta de la cocina, y tenía flores todo el año, se lo oí al tío Mary una vez que se lo dijo a mamá y no me veían, no sabían que estaba allí, y entonces ella le dijo, ¡qué cosas dices!, ¿y así quieres tú ligar?, pues como te oiga, ya sabes lo que te va a contestar…, y el tío Mary se fue riendo por el pasillo y canturreando por lo bajo, que no sé qué cantaba, pero debía de ser algo muy divertido porque iba dando saltos y golpes en las paredes. […]

Esta es un novela de lujo, intriga, diversión, amor y vacaciones, que no son malas etiquetas, pues ¿qué sucede con el profesor de kárate? ¿Y con el perro de presa que les regaló el tío Arsenio? ¿Y quién ganará al final el campeonato de fórmula 1, los Mercedes o los Ferraris? El asunto está competido, y no se resolverá hasta la última vuelta…

Bueno, perdón por la lata. Un abrazo y todo eso, y si alguien se queda con ganas de más, que mire ESTO.

Como tengo que ir poniendo libros en Amazon, porque si no están ahí nadie va a saber que existen, durante este mes de agosto he colocado uno más: el que aquí se ve. Se trata de una novela de amor, tal y como se deduce de la portada, pero cuidado, no sólo de amor, sino también de intriga, porque ¿quién ganará al final el campeonato de fórmula 1, los Ferraris o los Mercedes…? La cosa está competida y no se resolverá hasta la úlima vuelta. O también, ¿quién resultará ser el profesor de kárate del colegio al que van los niños…?

Como sucede en la mayoría de mis libros, casi nada es lo que parece, y aquí, narrado por un chaval de trece años, se dan vueltas y vueltas a los sucesos que acaecieron en aquella casa (la del chaval) durante las cuatro estaciones que el libro enumera: otoño, invierno, primavera y verano, o lo que es lo mismo, un curso escolar completo.

Pero hay más, mucho más, como descubrirá quien lo lea, porque también interviene una institutriz guapísima (mulata jamaicana que además es políglota, nadadora experta…), o el tío Mary (tío del protagonista), quien con sus múltiples enredos…

Bueno, no voy a destripar esta historia, y quien esté interesado lo mejor que puede hacer es ir a este enlace, en donde hay una sinopsis y otra clase de información:

Y además, por si faltaba algo y alguien se queda a medias, también se puede ver ESTO.

La lectora, foto de Camargo Rain (hecha con el teléfono en 2006).

 

Recursos e ideas para escritores

Hay muchas clases de narraciones, según lo que se quiera considerar. Por ejemplo, si se considera la estructura gramatical, entonces se puede escribir en primera persona, materia de las biografías o autobiografías, ya sean de personajes reales o ficticios, o en tercera, en cuyo caso hay un narrador que cuenta los hechos vistos desde fuera, como por ejemplo,

Luego, sin transición, volvió al lugar eternamente helado, pero entonces no iba en el tren. Era una simple espectadora de lo que allí sucedía. Era el narrador, que decía Cornelius, el personaje que relata los hechos en tercera persona sin intervenir en ellos. Ella lo veía desde lo alto, desde las nubes, como si fuera un ser superior, y su terror iba en aumento.

–¿Qué hago? La niña va a congelarse…

También se puede escribir en segunda persona, figura literaria a veces empleada (ejemplo: Cela en San Camilo 1936). Es como si el narrador se estuviera contemplando en un espejo, y entonces diría,

Tú sabes de sobra la que decía, yo soy aquel negrito del África tropical que cultivando cantaba la canción del cola cao, porque tú eres más que un negrito, eres un negro con toda la barba, y eso que la barba no es propia de negros, algunos la gastan, sí, pero pocos, y la suelen llevar cana, tú ni siquiera tienes barba, ni tampoco bigote, en eso no te pareces a Henry Fonda, bueno, ni en eso ni en otras muchas cosas, no tienes una Clementina ni mucho menos una Linda Darnell que dé la vida por ti y te llame amor justo antes de morir, qué cosas se le ocurrían a tío John, y no digamos nada de tío Alfred o de nuestro paisano Buñuel, que ha sido el Goya del siglo XX, aragonés como el anterior.

Miras por la ventana y no estás en Venecia, con sorpresa descubres que no estás en Venecia, sigues en el pueblo, pero ya lo dijo el romano, escribir es soñar, y me gustaría conseguirlo más hondamente, vale la pena porque sale baratísimo, te ahorras todos los viajes.

 (Tomado de Charlie en Wonderland)

Si lo que se considera es el tiempo en que suceden los hechos narrados, se podría decir que hay tres clases de novelas: las históricas, las contemporáneas y las futuristas.

Narraciones históricas son las que describen mundos ya pasados (la Edad Media, la época de los romanos o los sumerios, o los neandertales en la cueva…, etc.), y se refieren a hechos y formas de vida anteriores o muy anteriores.

Narraciones contemporáneas, cuando se narran hechos que suceden en la actualidad,

y narraciones futuristas, en la que se pretende contar los hechos de acuerdo con lo que el autor cree que va a suceder en los próximos años. Esto último es un vano intento, pues de sobra es sabido que todas esas prospecciones de futuro se revelan erradas (y encima provocan la risa) en cuanto pasan unos lustros o unos decenios.


En cuanto a géneros, los clásicos son la épica y la lírica, los dramas y las comedias, sin olvidar las tragicomedias, que serían algo a modo de dramas con (en general) finales en broma.

Los géneros que priman hoy en día, y sobre los que casi todo el mundo escribe, aparte los históricos (que ya se han citado), serían:

 Costumbrismo, en donde podrían encuadrarse las denominadas picarescas (propias del s. XVII). Autores importantes, casi todos del s. XIX: Zola, Tolstoi, Galdós…, aunque en este apartado podrían aparecer personajes tan dispares (y tan magníficos) como Joyce o Faulkner (los dos del s. XX).

De él deriva el realismo, y más modernamente el realismo mágico de grandísimos autores como Cortázar, Onetti o Borges (los tres sudamericanos).

Novelas fantásticas, en las que habría que hacer varias subdivisiones, como los cuentos infantiles (Caperucita Roja, La bella durmiente del bosque),

las de fantasía pura, repletas de seres extraños que no suelen tener ni pies ni cabeza (literalmente),

y las de ciencia ficción (o ficción científica, mejor dicho), en las que junto a autores que saben de lo que hablan (como Arthur C. Clarke o Asimov, por poner un par de ejemplos), hay multitud de obras deleznables en las que tienen lugar hechos absolutamente absurdos, como que la protagonista (guapa chica, eso sí que no suele fallar nunca) con el pensamiento o las emanaciones de sus ojos abre puertas de piedra cerradas a cal y canto durante siglos… (¡Jolín, vaya cachondeo! Es que así cualquiera escribe novelas.)

Las policíacas y las de misterio y suspense, y también las de espías y las del género negro, son actualmente importantes en el panorama literario, y se podría hablar de Agatha Christie (narraciones policíacas y de intriga), de Graham Greene (Nuestro hombre en La Habana, El americano impasible, El factor humano, etc., magníficas novelas en las que el autor da muestras de su conocimiento de los bajos fondos de las naciones), y best-sellers al tipo de Chacal. ¿Y qué decir de Patricia Highsmith, autora de A pleno sol o Extraños en un tren, nada menos? (Como esta es una relación cortísima, se me quedarán en el tintero muchos nombres de mérito, pero qué le vamos a hacer.)

Por otro lado aparecerían las novelas de amoríos, románticas o rosas, que de estas y otras maneras se las conoce y siempre han tenido gran aceptación (en la actualidad también; piénsese que el autor –la autora en este caso– que más libros ha vendido en lengua española ha sido Corín Tellado).

Y ¡cómo no! –y por eso lo dejo para el final–, la novela de aventuras, género imperecedero y que nos ha dado multitud de autores (Julio Verne, Salgari, Oliver Curwood, Melville, Zane Grey, Feminore Cooper y un larguísimo etcétera) que hicieron y hacen las delicias de niños, jóvenes y mayores, cuyas obras, si están bien traducidas (gramaticalmente, me refiero, porque hay de todo, como es lógico) y tienen gracia, no pasarán nunca de moda. ¿Un ejemplo clásico?: Las minas del rey Salomón, de Rider Haggard.


En fin, espero que esta mínima acotación sirva a alguien para algo. Otro día pondré más ejemplos, y mientras eso llega, siempre se puede echar una ojeada a esto: NOVELAS DE AVENTURAS.

 

¿Aún no han leído este libro?

Pues no saben lo que se pierden. Está aquí:

Y aquí…

Este libro, novela histórica, se podrá descargar GRATIS los días 18, 19 y 20 de este mes de julio, AQUÍ:

 No trata de una época determinada, sino de muchas, pues abarca desde la prehistoria a la actualidad, y por ella desfilan los hombres de la edad de la piedra, los cazadores de las llanuras, los primeros agricultores, los sumerios, fenicios, romanos y bárbaros de que nos habla la historia, y después los que poblaron el medievo, los que conquistaron continentes… Todos narran sus particulares proezas, y todos están enlazados por un detalle común (puesto que unos descienden de otros) que tiene que ver con las leyes de la herencia: los ojos azules.

 Aquí se pueden ver otros pormenores: